Cómo realizar un estudio de mercado para tu eCommerce

Vale, te has decidido por crear tu negocio online. Lo primero que tienes que hacer es un estudio de mercado tanto de tus posibles clientes como de tu competencia. 

¿Y esto por qué?

Porque te ayudará a saber qué es lo que los clientes esperan de ti, porque sabrás diferenciarte de tus competidores y, además, te servirá para aumentar tus ventas. 

En este post te vamos a hablar de cómo realizar un estudio de mercado para un ecommerce y la importancia que tiene este para el crecimiento de tu negocio. 

Estos últimos años las empresas han aprovechado para digitalizarse, de forma que sus productos y servicios son más accesibles, más fáciles de comprar, desde cualquier lugar y en cualquier momento. Esta digitalización también les ha permitido estar al tanto de su entorno, tanto de su propio mercado como de  su competencia, llegando así a:

  • Conocer la viabilidad de nuevos productos o servicios.
  • Estudiar las características de los clientes potenciales.
  • Conocer la situación del mercado, con el objetivo de lanzar un nuevo plan de marketing.
  • Analizar las acciones de la competencia.

Como hemos dicho antes, un estudio de mercado nos permite conocer mejor a nuestros clientes, además de mejorar la flexibilidad de nuestra empresa, de forma que podamos adaptarnos más rápido a los cambios, reaccionar ante acciones de nuestra competencia y detectar nuevas oportunidades de negocio

Pero, ¿cómo podemos hacer un estudio de mercado de forma fácil?

¡Vamos a verlo!

Pasos para crear el estudio de mercado de tu ecommerce

PASO 1: Segmentos interesados en tu producto

Lo primero es crear tu Buyer Persona, es decir, la figura semi-ficticia del que será tu consumidor final. Debes echarle imaginación y moldear esta figura de forma que represente los gustos, necesidades y formas de consumir de tu clientela. Gracias a la creación de este cliente, una empresa puede entender mejor cuáles son sus clientes potenciales, con lo que será mucho más fácil atraerlos y convertirlos en clientes reales.

Pero, además del buyer persona, te recomendamos pensar en otros segmentos de forma creativa, haciendo brainstorming. Intenta pensar en tu producto de forma que cubra necesidades distintas a las de tu mercado principal.

PASO 2: Analiza las tendencias de tu mercado en cada país

Antes de ponerte como loco a hacer ventas y envíos, tienes que saber si tu producto o servicio es tendencia en el país al que te estás dirigiendo. Para analizar esto, puedes usar Google Trends, la herramienta gratuita de Google que te permite saber la tendencia o importancia de las búsquedas de las personas según un lapso de tiempo y una situación geográfica de una temática particular.

Imagina que tu producto son tablas de surf, si insertas este término en Google Trends, podrás ver por ejemplo el interés que ese producto ha generado a lo largo del tiempo (en este caso hemos hecho una búsqueda personalizada de enero a septiembre de 2020, pero puedes personalizarlo como prefieras)

También puedes ver que, en España, esa búsqueda es más tendencia en las regiones del norte y las islas (sí, con todo el sentido del mundo).

Eso sí, si tu producto se trata de algo muy novedoso y las búsquedas que hagas contienen palabras que todavía no se han popularizado, es posible que esta herramienta no te ayude mucho.

PASO 3: ¿Cuál es tu competencia?

¿Qué “oponentes” tienes en este juego? Es el momento de analizar a tu competencia, diferenciando entre competencia directa e indirecta. 

¿Cómo?

Te recomendamos utilizar SEMrush, la herramienta con la que podrás realizar un análisis de la competencia completo, encontrando empresas que se parezcan a la tuya y creando una comparación con hasta 5 de esos competidores que has encontrado. 

También puedes encontrar tu propio «Mapa de Posicionamiento de la Competencia«, donde podrás detectar los puntos fuertes y débiles de tus principales competidores y sus 100 mejores keywords.

PASO 4: Preguntas

La mejor forma de saber de tu mercado es preguntándole a él. Pregunta a tus clientes sobre su nivel de satisfacción, pero no solo sobre el producto, sino todo lo que rodea tu negocio, por ejemplo la experiencia de compra o:

  • Satisfacción con tus productos o servicios.
  • Características que más valoran de tus productos y cuáles echan en falta.
  • Problemas o incidencias a la hora de realizar sus compras.
  • ¿Necesitan algún producto o servicio complementario?

Empieza aplicando estos pasos a tu estudio de mercado para aclarar cuanto antes esta parte de tu eCommerce y saber exactamente para quién y contra quién juegas. ¿Empezamos?

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.